lunes, 6 de enero de 2014

Lo mejor del año has sido ¿quién?

Casi inconscientemente he abierto el blog sin ni siquiera tener nada que decir. Pero sin querer le di al botón redactar nueva entrada y aquí estoy, con ninguna historia especial por la cabeza. 

Lo peor de viajar es tener que marcharse. Lo peor de viajar, y a la vez lo mejor, es conocer a gente. Gente a la que abandonar sin querer siquiera hacerlo. Me gustaría llevarte conmigo, o no, al sitio al que creo que pertenezco, o perteneceré. Cuatro-cinco meses y una ciudad preciosa. Un país increíble. Aún sigue sin ser mi sitio. Mi sitio puede que esté en aquel paradero montañoso que dice llamarse Tierras Altas, y no en los Países Bajos. Como agua y aceite. Clamo a un futuro cercano que me lleve a lo alto de grandes montañas y gélidos mares, donde el sol brilla mucho cuando brilla y donde estás tú. Donde estás tú aún sin ti. Sin embargo, otro tú se queda y quema. Me gustaría llevarte conmigo a donde quiera que vaya a parar a continuación. O no. ¿Es lo intenso fruto de lo breve?

Ya veremos. Si me dejas, lo veremos.

1 comentario:

  1. La peor parte de conocer gente es tener que decir adiós...

    ResponderEliminar

Muffins